viernes, 14 de diciembre de 2007

Molly Malone


In Dublin's Fair City
Where the girls are so pretty
I first set my eyes on sweet Molly Malone
As she wheel'd her wheel barrow
Through streets broad and narrow
Crying cockles and mussels alive, alive o!

Chorus
Alive, alive o!, alive, alive o!
Crying cockles and mussels alive, alive o!

She was a fishmonger
But sure 'twas no wonder
For so were her father and mother before
And they each wheel'd their barrow
Through streets broad and narrow
Crying cockles and mussels alive, alive o!

Chorus

She died of a fever
And no one could save her
And that was the end of sweet Molly Malone
But her ghost wheels her barrow
Through streets broad and narrow
Crying cockles and mussels alive, alive o!

Chorus

LETRA-Traducción
“En la alegre ciudad de Dublín,
donde las chicas son tan guapas,
lo primero que vieron mis ojos fue a la dulce Molly Malone
cuando empujaba su carretilla
a través de amplias y estrechas calles
gritando berberechos y mejillones frescos, frescos ¡oh!

Ella era pescadera
y seguro que no era ninguna sorpresa,
porque ya lo fueron antes su padre y su madre.
Ambos empujaron sus carretillas
a través de amplias y estrechas calles
gritando berberechos y mejillones frescos, frescos ¡oh!

Ella murió de fiebre
y nadie pudo salvarla.
Éste fue el fin de la dulce Molly Malone.
Ahora su espíritu empuja su carretilla
a través de amplias y estrechas calles,
gritando berberechos y mejillones frescos, frescos ¡oh!.”






Según la leyenda Irlandesa, en el viejo Dublín habitaba la buena de Molly Malone que iba por esas tortuosas calles pregonando "¡¡Mejillones y Berberechos frescos!!" empujando un carro por la zona portuaria de la urbe de Dublín. Todos los habitantes del barrio la tenían en gran estima y todos conocían a su familia que se había dedicado a la venta de pescado fresco desde siempre.

Un día Molly Malone murió de fiebres en plena calle sin que se pudiera hacer nada por ella, una muerte prematura que fue el inicio de la leyenda que ha permanecido en forma de canción tradicional irlandesa en la mente de todos, en cierto modo Molly Malone no ha sido olvidada por ningún irlandés. Incluso en la calle Grafton St. de Dublín, Molly cuenta con una estatua a su memoria ataviada con su vestido y su carro donde vende berberechos y mejillones frescos. Aún a día de hoy dicen que trescientos años después de su muerte su fantasma se pasea por las calles de Dublín.


James Yorkston, "Molly Malone"

3 comentarios:

Molly Melones dijo...

Desde que escuché esta canción por primera vez me encantó. Fue en un curso sobre "Canciones en inglés y su contexto cultural". Existen muchísimas versiones de Molly Malone, algunas menos rítmicas, como ésta que has incluído, y otras un poco más movidas. Sea como sean, todo un himno a Irlanda.(¿Cuántos pubs irlandeses llevan a Molly como nombre?).
Gracias por incluirla aquí

fernando dijo...

Dificil respuesta pues hasta en España existen pubs Molly Malone, amiga melón. Gracias por entrar.

Spero Lucem dijo...

Me ha gustado mucho que rescataras esta leyenda.

sperolucem

http://breverelatos.blogspot.com/2011/11/la-extraordinaria-belleza-dublinesa.html